2016-11-09 14:47:48

Trump parece haber ganado las elecciones presidenciales en los EE.UU. y ya habla ante sus seguidores en Nueva York, diciendo que Clinton lo felicitó por su victoria en la elección presidencial.

Muchos economistas creen que la política económica de Trump podría provocar una ralentización del crecimiento y el debilitamiento de los fundamentos de la economía de Estados Unidos, que también pueden causar una caída de los activos. Trump insta a la reducción de impuestos, la restricción de la inmigración y la intención de llevar a cabo políticas proteccionistas en el comercio.

Después de las fuertes fluctuaciones en el contexto de las primeras publicaciones sobre los resultados de las elecciones, los mercados financieros se estabilizan gradualmente, mientras que el dólar recupera algo del terreno perdido frente a los activos de refugio. Los índices estadounidenses también recuperaron la mitad de las pérdidas de hoy al inicio de la sesión europea

Sin embargo, la Fed es probable que eleve la tasa de interés en diciembre. Y este es otro factor negativo para el mercado de valores de EEUU. Los economistas esperan que la suba las tasas dos veces el año siguiente. La economía de Estados Unidos está mostrando signos de recuperación de manera constante. Una subida de tasas de interés no es suficiente para romper la tendencia alcista del mercado estadounidense. Los mercados, probablemente, se estabilicen en vísperas de la reunión de diciembre de la Fed.

Anteriormente, a finales del mes pasado, el Departamento de Comercio informó que en el tercer trimestre, teniendo en cuenta la corrección en función de la inflación y los factores estacionales del PIB de EEUU creció un 2,9% en tasa interanual (pronóstico fue + 2,5%), y es el dato más fuerte de los últimos dos años.

El viernes pasado, el Departamento de Trabajo de Estados Unidos publicó datos, según los cuales en el mes de octubre el número de puestos de trabajo aumentó en 161 000 (pronóstico +173 000 y +191 000 en septiembre), y la tasa de desempleo, tal y como se esperaba, bajó hasta el 4,9% de 5,0% en setiembre. A pesar de que los datos NFPR estuvieron por debajo del pronóstico, aun así, son indicadores muy fuertes, junto con los datos sobre el PIB de EEUU, para que la Fed pueda elevar la tasa en diciembre.

Después de que se realice las elecciones, cuando finalmente los mercados se calmen, en primer plano de nuevo saldrán los indicadores macroeconómicos de EEUU. Y ellos mostrarán una tendencia muy positiva. Y esto será un fuerte factor de soporte tanto para el dólar como para el mercado de valores estadounidense.

DJIA