2016-11-11 14:17:16

Tras una fuerte caída, inmediatamente después del anuncio de los primeros resultados de las elecciones presidenciales de EEUU el miércoles 9 de noviembre, el mercado de valores cambió su dirección de movimiento. Los activos de renta variable han sufrido las pérdidas más severas en varios meses inmediatamente después de la publicación de los resultados de las elecciones, pero luego al inicio de la sesión de negociación en Europa se recuperó la mitad.

Ayer, por segundo día consecutivo en el mercado están comprando activamente acciones de los grandes bancos y compañías industriales estadounidenses, resultado de lo cual el Dow Jones Industrial Average cerró en un máximo histórico cerca del nivel de 18808. El índice Dow Jones Industrial Average subió ayer 1,2% más, superando el anterior nivel record de cierre 18636 que fue alcanzado el 15 de agosto. Tan sólo esta semana, el índice ha subido más de un 5%.

Otros de los principales índices de acciones estadounidenses se han comportado de manera diferente. Nasdaq Composite, por ejemplo, se reduce por segundo día consecutivo. El jueves, cayó un 0,8%, ya que las acciones del sector tecnológico cayeron. El índice S&P500 esta semana creció un 4% hasta el nivel de 2183.0 en torno a máximos anuales, situados cerca del nivel de 2192.0. Hoy, el índice S&P500 crece ligeramente al inicio de la sesión europea, cotizando cerca del nivel de 2170.0.

Ayer, el rendimiento a 10 años de los bonos del Tesoro de Estados Unidos creció a 2.113% desde el nivel de 2,070% registrado el miércoles, superando por primera vez en nueve meses, el nivel de 2%.

Trump insta a la reducción de impuestos, la restricción de la inmigración y la intención de llevar a cabo políticas proteccionistas en el comercio. Los inversores en EEUU confían en que durante la presidencia de Donald Trump se pondrán estímulos fiscales adicionales y se elevaran las tasas de interés.

Los economistas esperan que la suba las tasas dos veces el año siguiente. La economía de Estados Unidos está mostrando signos de recuperación de manera constante. Una subida de tasas de interés no es suficiente para romper la tendencia alcista del mercado estadounidense. Los mercados, probablemente, se estabilicen en vísperas de la reunión de diciembre de la Fed.

A pesar de que los últimos datos de NFPR se encontraban por debajo del pronóstico (en octubre el número de puestos de trabajo aumentó en 161 000 ante un pronóstico de +173 000 y +191 000 en septiembre, mientras la tasa de desempleo, tal y como se esperaba, cayó hasta el 4,9% 5,0% en septiembre), de todos modos, son indicadores suficientemente fuertes, junto con los datos del PIB de EEUU, para que la Fed pueda elevar las tasas en diciembre.
Después de que se realice las elecciones, cuando finalmente los mercados se calmen, en primer plano de nuevo saldrán los indicadores macroeconómicos de EEUU. Y ellos mostrarán una tendencia muy positiva. Y esto será un fuerte factor de soporte tanto para el dólar como para el mercado de valores estadounidense.

S&P500