Los tipos de interés se quedan como están en la eurozona. El Banco Central Europeo ha decidido, en su reunión de hoy, mantenerlos tal como los dejó tras la bajada de hace un mes, en el 0,15%, nuevo mínimo histórico.

En aquella ocasión, su presidente Mario Draghi anunció una batería de medidas, sacó la “artillería pesada”, que se le reclamaba desde hace tiempo, para tratar de hacer fluir el crédito y combatir la baja inflación en la eurozona. Ésta, según se confirmó esta misma semana, se mantuvo en el 0,5% en junio, estable respecto a mayo pero aún muy lejos del objetivo del 2%, pero sin tocar esa cota, marcado por el organismo que preside Mario Draghi.

Ahora todas las miradas están puestas precisamente en Draghi, que comparece ante los medios a partir de las 14:30, a la espera de que anuncie alguna nueva medida que complemente la batería sin precedentes dada a conocer hace un mes. Si en aquella ocasión, se anunció la puesta en negativo de la facilidad de depósito y dos subasta de liquidez a cuatro años condicionadas a la concesión de crédito (TLTRO), hoy el número uno del BCE podría quizá dar algún indicio más sobre un programa de compra de deuda pública o privada, el ya conocido como “QE a la europea”.






Estamos en las redes sociales
Chat en vivo
Dejar comentario