El Ibex 35 ha puesto fin a la sesión del jueves con unas pérdidas del 1,98%, hasta los 10.533,6 puntos, en una jornada marcada por las dudas que de nuevo genera el sector financiero de los países periféricos de Europa.

Con esta nueva corrección, el principal selectivo de la Bolsa de Madrid acumula un retroceso del 4,32% desde el pasado viernes, lo que supone un ritmo cercano a los 120 puntos diarios.

La mecha que encendió el polvorín fue la rebaja en el día de ayer por parte de Moody’s del rating de Espirito Santo Financial Group (LISBON:ESF) hasta situarla al nivel de calidad “muy pobre. La cotización de la entidad fue la primera en sufrir las consecuencias y solo puedo aguantar en el mercado los primeros compases de negociación.

Acto seguido, las miradas se volvieron hacia su participada Banco Espirito Santo (LISBON:BES) que sería también suspendida de cotización poco después, tras acumular un retroceso del 17,4% en apenas cuatro horas y media.

De este modo, el índice de referencia lisboeta, el PSI 20, acabó el día con una severa corrección del 4,18%, y se desinfló hasta sus cotas más bajas desde octubre de 2013.

En cuanto a España se refiere, el Ibex acaba con sus 35 componentes en números rojos, con Grifols (GRLS) como la “menos mala” tras caer un 0,03% en el día, y con Acciona (ANA), Gamesa (GAM) e Indra (:IDR) como principales derrotadas con recortes del 3,50%, 3,41% y 3,34%, respectivamente.

La aversión al riesgo creció con fuerza en toda Europa, e incluso Nueva York se contagió del pesimismo del Viejo Continente y retroalimentó el sentimiento bajista, a pesar de los síntomas positivos que va apuntando el mercado laboral del Tío Sam, con una nueva reducción de las peticiones por desempleo en la semana del 5 de julio.

Al cierre de la sesión europea, además del PSI y el del Ibex, otro índice periférico, el FTSE MIB lideraba las correcciones, con un retroceso del 1,9%, por delante delEuro Stoxx 50 (-1,64%), el DAX (-1,52%), el CAC 40 (-1,34%) y el FTSE 100 (-0,68%).

El miedo también manifestado en la renta variable también se dejó notar en otros mercados, un activo refugio como el oro volvió a recuperar niveles que no visitaba desde mediados del mes de marzo, con la etapa más tensa del conflicto ucraniano.

La deuda soberana periférica también subió con fuerza y el bono español a diez años escaló de nuevo sobre los 2,82%, con la prima de riesgo elevando las diferencias con el bund alemán hasta casi los 163 puntos.






Estamos en las redes sociales
Chat en vivo
Dejar comentario