El Ibex 35 puso fin a la sesión del viernes con un retroceso semanal del 3,43%, tras dos últimas sesiones para olvidar, con caídas generalizadas en todos los índices de referencia.

En concreto, la corrección en el día de hoy llegó hasta el 1,80%, que situaron al selectivo en los 10.514 puntos.

El motivo para el rebrotar de los miedos, a parte de la propia llegada del mes de agosto, son problemas que, por conocidos, no dejan de invitar a la prudencia a los inversores, que ya de por sí lidiaban con la tensión propia que generan los conflictos armados en Gaza y Ucrania.

Dos viejos fantasmas vuelven para atormentar a los mercados: uno, del pasado reciente, como es la credibilidad del sistema financiero de la periferia europea encarnado ahora en el Banco Espirito Santo (LISBON:BES); y otro, más lejano en el tiempo y en el espacio, pero tan temible como siempre, como es la suspensión de pagos por parte de Argentina.

Así las cosas, la semana se dividió en dos bloques muy diferenciados, por un lado, tres días iniciales de monotonía y espera a lo que pudiera deparar la última reunión de la Reserva Federal de EE.UU., con la posterior comparecencia de Yellen; y dos últimas sesiones de frenesí vendedor, con los osos pegando zarpazos a los índices a ritmo de fado y tango.

Los resultados empresariales y los datos macroeconómicos quedaron en un segundo plano a pesar de la sorprendente bondad de los mismos en algunos casos, como el del PIB del Tío Sam o el mayor crecimiento del esperado de la economía española.

A nivel de empresas, prácticamente todas las grandes firmas han presentado sus resultados y, en líneas generales, lo que han deparado las cuentas de los gigantes del parqué ha sido satisfactorio.

IAG (ICAG) fue una de ellas, y por eso pudo presumir de ser la única compañía del Ibex en escapar a los números rojos en la jornada del viernes. La aerolínea sumó un 1,62% para acabar la semana, tras presentar un beneficio operativo en el primer semestre de 230 millones de euros.

De las otras 34 compañías del índice, BME (BME), FCC (FCC) y Arcelormittal (MTS) fueron las tres más castigadas del día, con correcciones del 7,30%, 6,46% y 5,86%, respectivamente.

En cuanto al resto de grandes plazas del Viejo Continente, el Dax lideró las correcciones, con una caída del 2,10%, por delante del Euro Stoxx 50 (-1,38%), el Cac 40 (-1,02%), el FTSE MIB (-1,01%) y el FTSE 100 (-0,76%).

En relación a la renta fija, el bono español a 10 años registró una de sus mejores semanas, marcando mínimo tras mínimo, llegando a ofrecer rentabilidades del 2,45%, adelantando incluso a las obligaciones estadounidenses.

Al término de la sesión de hoy, los intereses de la deuda española a largo plazo seguían todavía instaladas en torno al 2,5%, aunque el mejor desempeño del bund germano elevó la prima de riesgo de nuevo ligeramente por encima de los 140 puntos.






Estamos en las redes sociales
Chat en vivo
Dejar comentario