Los precios del Bitcoin se estabilizaron este miércoles tras experimentar una gran volatilidad durante la primera parte de esta semana.

En el BitStamp de Eslovenia, el Bitcoin (BTC/USD) se dejó un 0,06% o 28 centavos para negociarse a 484,00 USD durante la mañana de la jornada de negociación en Estados Unidos.

Por otra parte, el precio del Bitcoin de Bulgaria BTC-e retrocedió un 0,11% o 52 centavos hasta situarse en 474,00 USD.

Según el índice de precios del Bitcoin CoinDesk, que calcula el promedio de los precios de los principales tipos de cambio, la cripto-divisa retrocedió un 1,66% hasta 478,67 USD.

Mientras, los precios del Bitcoin en euros (BTC/EUR) se desplomaron un 1,42% o 5,29 EUR para situarse en 366,52 EUR en el Kraken de Estados Unidos.

Los precios del Bitcoin cayeron bruscamente el lunes para después dispararse al día siguiente, pues los inversores retomaban su actividad en los mercados en busca de valoraciones baratas.

Los precios del BTC-e se desplomaron este lunes hasta 309,00 USD, en lo que se ha denominado un “flash crash” (colisión repentina), para después recuperarse y cerrar la jornada en 440,04 USD.

Entre los actores del mercado se rumoreaba que las pérdidas del lunes fueron fruto de un excesivo margen de operaciones, lo que causó un flash crash en la plataforma del BTC-e en al menos un tipo de cambio más.

Esta pronunciada caída produjo un efecto dominó en todo el mercado del Bitcoin, lo que lastró los precios haciéndolos bajar bruscamente.

Varios operadores y analistas del mercado atribuyen el desplome también a una manipulación de los precios realizada por aquellos que operan a corto plazo, que hacen bajar los precios deliberadamente para luego volver a comprar cuando se encuentran en niveles mínimos.

Los precios de la divisa virtual han bajado más de 100 USD, o el 17%, desde que la Oficina de Protección Financiera del Consumidor de Estados Unidos hiciera pública el pasado 11 de agosto la larga lista de riesgos que suponen para los consumidores las divisas virtuales.

El Bitcoin es dinero digital y no está respaldado por ningún Gobierno ni ningún banco central que lo expida o lo regule. Puede utilizarse para la compra de bienes y servicios ofrecidos por almacenes y tiendas online.






Estamos en las redes sociales
Chat en vivo
Dejar comentario