La inflación en la zona euro vuelve a alejarse, a la baja, del objetivo marcado por el BCE. La inflación interanual retrocedió en agosto hasta el 0,3%, según la primera estimación de Eurostat, de manera que, ajustándose a las previsiones, se sitúa una décima por debajo de la tasa de julio, y marca su nivel más bajo desde octubre de 2009.

La energía fue la principal responsable de la caída, al duplicar su descenso respecto a julio y dar un paso atrás, en esta ocasión, del 2% interanual.

Estas cifras aumentan la presión sobre el BCE. El organismo que dirige Mario Draghi podría anunciar tras su reunión del jueves que viene nuevas medidas para acercar la inflación, su principal caballo de batalla, a la meta fijada, que es el 2% pero sin tocar esa cota. Y alejar la sombra de la deflación que no se decide a abandonar la zona euro.

Hace una semana, Draghi ya adelantó en Jackson Hole que están dispuestos a poner en marcha más medidas. Hay quienes dan por hecho que se volverán a rebajar los tipos de interés, esta vez hasta el 0,10%, que se anunciará un programa de compra de titulizaciones ABS o el lanzamiento, por fin, de un programa masivo de compra de deuda, un QE “ a la europea”. Lo que muy pocos tienen claro es que estas decisiones se adopten ya en esta próxima reunión.






Estamos en las redes sociales
Chat en vivo
Dejar comentario